15 julio 2018

Annelysse

Con los ojos fijos en las finas líneas blancas, acaricia la mesa de cristal. Coloca un dedo sobre ella y la mancha de grasa. La huella dactilar estropea la superficie pulida. Sus pupilas, fijas en el polvo, que también estropea la superficie pulida. El vidrio, que nació para que lo malograran, y Annelysse, que directamente nació rota. Toma un pedazo de cartón para alinear las rayas. Las quería perfectas, finas, de un blanco nuclear, tan delicadas como ella misma. Si las inhalaba, desaparecían. Entonces solo quedaría la mesa como prueba de su delito. Annelysse, que contemplaba la mesa con las pupilas dilatadas, sonreía despacio; divertida con su travesura.
Ella, que tenía un nombre elegante, no lo era en absoluto. Su rostro cetrino, con la mandíbula prominente y las mejillas hendidas, arrugas en el arco de las cejas y en la frente, como un acordeón. Annelysse llevaba un vestido usado de color añil, las clavículas sobresalían por su delgadez, su cabello, castaño oscuro, recogido en una pobre coleta. Qué más daba... Annelysse se sentía bella. Con sus ojos de búho, era bella. Con sus labios de lagartija, era hermosa.
Tomó el canuto sobre sus orificios e inhaló. Enseguida llegó el fuego su fuego ¡ardiente fuego! Desde la punta de la nariz hasta su cabeza. Golpeaba duro en la cabeza, en el centro de la frente. Como una explosión de pólvora que la prendía a ella junto a sus ilusiones. Entonces olvidaba la casa abandonada, donde estaba de okupa, y poco le importaba el dinero que debía por la mercancía.
Temblando por el colocón, observó a un tipo que caminaba hacia ella: llevaba unos pantalones vaqueros gastados que acompañaba con una camiseta de lana roja de mangas usadas y un agujero en el pecho. «Tía, le comentó he venido a recoger la pasta, ¿la tienes?». Annelysse le sonrió temblando todavía, luego tosió. Se había convertido en una cerilla, su cabeza explotaba mientras que tomar aire se convertía en trabajo complicado.
Abrió la boca y escupió saliva, el tipo la miró y le dijo: «Tía, la pasta». Annelysse, con su vestido añil, tenía convulsiones en el suelo. Él sacó una navaja y se arrodilló a su lado. Annelysse se marchitaba, Annelysse, la que se sentía hermosa pero no era hermosa, Annelysse, la que buscaba consuelo en estropear el cristal con el que estaba hecha su mesa de café; temblaba más, la pobre Annelysse. Y el tipo mirándola sin entenderlo: «¡La pasta, joder!».
De la boca carcomida de la no tan bella Annelysse salió más saliva. Perdida ya en su inconsciencia quiso reír. Porque con las rayas era una princesa en un palacio de oro y rubíes, una dama digna de admirar. No la yonqui de Annelysse, no un cadáver en el suelo. Una princesa, ella era una princesa.


Escrito por María Ahufinger, Blog: María Ahufinger.

26 junio 2018

Estúpido pero feliz

No consigo contestarme
por qué me olvido de todo,
no puedo de ningún modo
razonar sin olvidarme.
Y no dejo de quejarme
de mi efímera memoria...
Ya me olvidé de la historia
que empezaba a relatar...
ya no puedo ni rimar
de forma satisfactoria.

Mi cabeza está sufriendo
un deterioro importante,
y nada gratificante
es ver que se me va yendo.
Y el pelo que va saliendo
ha plantado su raíz
en esa materia gris
que tenía por cerebro.
¡No digan que no me integro
a este mundo tan feliz!





15 febrero 2017

Un 15 de febrero hace tiempo...

Notas de mi diario de otro 15 de Febrero... (sigo sintiendo igual)...

Ya no me tengo que maquillar como antes y he simplificado mi vestuario, me atrevo a salir a la calle con la cara lavada oliendo a colonia citrica, una cara conocida me sonríe y levanta la mano en forma de saludo, un desconocido me hace preguntas en el supermercado porque lo han movido todo de lugar y no encuentra nada, la cajera que me conoce de mucho tiempo y que es peruana se alegra de verme y me pregunta como preparar un caucau, la mujer en la cola pone cara de pocos amigos y mira con envidia como mi esposo me ayuda a sacar los productos del carrito de compras.
Es domingo 15 de febrero del 2015 y busco en mi vieja Biblia unas palabras de Juan y me encuentro entre las páginas una foto de mi madre y se me encoge el alma, mi cuerpo se estremece y siento un escalofrío, trato de no llorar, de controlar mi llanto, pero no puedo...No me acostumbro, es domingo y ella pasaba todos los domingos conmigo, con nosotros, en mi casa, fueron cientos de domingos desde 1978 hasta el 2010. Me hace tanta falta su voz, su mirada. Era mi madre y yo para ella era su mejor amiga, su hermana, su hija, su madre, su confidente, su enfermera, su peluquera, su asistente, su hija mayor.

No puedo vivir de recuerdos, no quiero pensar en el pasado, pero no puedo evitarlo. Me siento en la sala y me imagino que todas las personas importantes de mi vida siguen vivas, que en un rato empieza la fiesta y que llegan todas con sus lindas ropas y luciendo tan elegantes y femeninas. Nada como las reuniones de una familia unida y querida. Me acuerdo de muchos días luminosos, de muchos domingos en familia cuando era apenas una quinceañera y me encantaban los sombreros y las botas de vaquero, los domingos en el campo, a veces en el Club Regatas, otras veces en la Cantuta, casi siempre en casa de los abuelos paternos, los veranos en la casita de la playa, los viajes internacionales gratis por ser hija de piloto.

Cantaba baladas y las canciones de Serrat y de Cabral, con mis amigos bohemios, era gran bailarina y presente siempre en las discotecas de moda, mis amigas todas talentosas y muy guapas.


Mi padre en su uniforme de piloto comercial, mis hermanitos rubios, bonitos y valientes.
Ahora disfruto cada instante porque ya entiendo el valor de los momentos inolvidables, la primera vez que tuve entre mis brazos a mis hijos, a mis nietos, a mis hermanos, a los hijos y los nietos de mis amigas queridas, sus primeros pasos, sus primeras palabras, sus travesuras, sus tropiezos, las noches en blanco, los llantos. Uno quiere ser bombero el otro quiere ser director de cine, soldado, cantante, payaso, paracaidista, piloto, chef, rico, famoso. Yo quiero que sean felices.

No quiero tener cosas viejas en casa. Me he llenado de cosas buscando llenar los vacios, los huecos enormes que dejan las ausencias. Quiero tener muñecas, muchas para que cuando llegue de visita mi nieta pueda jugar con ella.

Tengo guardado un viejo pantalón porque cuando vuelva a recuperar la figura... quiero viajar a tierra santa y enterrar mis dedos en la arena.
.
Quiero vivir enamorada de la vida, del amor, de mis seres queridos, disfrutar de todos los momentos simples. Limpiar los dedos marcados de mis traviesos nietos en la puerta de vidrio que da al jardin, donde ayer jugaban felices y bulliciosos, me dejaron la casa patas para arriba y al encontrar un pedazo de pan debajo de la mesa y recoger un zapatito levanto mis ojos mirando agradecida al inmenso cielo. Y sueño momentos no vividos, los imagino.

Es tarde, mi esposo apaga las luces de la sala. Busca mi mano y me invita a ver un programa en la tele.

En la Biblia encuentro un poema en una servilleta de papel. Simple pero tan profundo. Momentos. La felicidad nos llega en cuotas de quince minutos.

Recuerdo como flotaba en sus brazos enamorada, recuerdo como mi madre acariciaba mi rostro y me consolaba, recuerdo los primeros pasos de mis hijos, sus primeras palabras, sus abrazos, sus manitas acariciando mi rostro cansado, sus miles de preguntas y quisiera tener el poder necesario para ordenar que en ese mismo instante se detuviera el tiempo.

Gracias Padre de los Cielos por los bellos recuerdos. Cuida a todos los que se me adelantaron, diles que me hacen falta, diles que los quiero con toda mi alma.

07 octubre 2013

Toc, toc.

¿Está ya tan dormida la casa de los gatos,
que ya nadie habita en estos mundos?

Parece mentira cuando tiempo atrás
aquí se reunían silvestres y salvajes
junto a esos gatitos adorables
que tienen hasta sus camas.

¿Dónde están todos ellos?
lejos sin hacer ni un ruido
o siquiera murmullos
de lo que antaño fue el eco.

Que vuelvan los juglares
y las acróbatas de poesías varias
también los interpretes de prosas
sin olvidarnos a los soñadores.

Esos que aún despiertos
con las pupilas como platos
sepan maullar como los gatos
y escribir cien mil cuentos.

20 abril 2013

“Soledad efímera”










Me gusta estar ausente.
Disfrutar de momentos
de dulce soledad.
Sabiendo:
Que te tendré mañana.
Que volveré a ser tuya.
Que dormiré en tus brazos.
Que beberé tus besos.
Que secaras mi llanto
y seras mi consuelo.
Yo seguiré tu paso.
Yo velare tu sueño.
Sera tuyo mi hombro.
Serán mis ojos tuyos
Sera tuyo mi pecho.
Seremos dos en uno.

¡Nos daremos aliento!



27 febrero 2013

Anonimato

Kilos de anonimatos
Robados en la esquina
Antes que tus  brocatos
Me dan por asesina
En vida de antifaz

No eres ni tan capaz.-


 Amalia Lateano
http://convergencia-poetica.foroargentina.net/
www.amalialateano.com

07 febrero 2013

El vehículo a la luna.



Escribir me relaja, me sumerge en un placentero estado de duermevela al borde de un precipicio que es sueño profundo para un insomne. Yo que extermine un ejército de ovejas con suavizante y busque todas las obras pictóricas posibles para decorar el techo de mis habitaciones comenzando por rostros deformes en un gotelé. Necesito la tinta para vaciar si de alguna manera se puede, esos pensamientos inconexos que saltan alegres por la cabeza y si se puede darles vida y forma… dejándolos libres.

Puede que sea escritura automática… otros dirían que mecánica, algunos dirán que únicamente digo gilipolleces y divagaciones en todos los formatos que van desde el escueto y sintetizado verso o la más letárgica prosa que a su vez oscila entre la historieta y la argumentación de un ombligo danzante. La verdad es que simplemente escucho a la palabra como en los dictados que se hacían en el colegio de un libro de texto. Alguien narra y yo escribo. Al final hasta he descubierto que lo hago ya sin mirar las letras mirando la pantalla absorto en la magia, cada mano sabe a donde ir y como un ejercicio repetido durante un tiempo incontable. Los dedos conocen cada letra aunque estén desgastadas.

Sólo se equivocan cuando es el ordenador de un turista de otro país, o en otro lugar que no sea este. Suele pasar que cuando duermo ni siquiera sueño, olvide como se metía uno dentro, de lo calentito que estaba bien arropado y la facilidad que tenía de abrir esa puerta y entrar a ese mundo sin que me costase siquiera esfuerzo. Quizás entonces no sabía lo que ahora o no tenía tantas preocupaciones. Puede que no recuerde siquiera si sueño y me desconecte como un autómata que escupe tinta por las noches y vive la vida de día como el resto de los mortales. Pero la sensación de pesadez se gana gota a gota, como el que se duerme leyendo. Puede que sea la misma moneda vista desde ambas caras.

Igual que se abre un libro… lo mismo que se cierra una historia. Todo con sus puntos y su línea de destino. O puede que sin guión ni trama… tan sólo un folletín informativo, un libro de instrucciones o el prospecto de un medicamento. Son palabras latiendo en silencio esperando a que algunos de tus sentidos se decidan a observarlas.

O al contrario de lo normal de las cosas, sea yo quien de alguna manera nunca he sabido vaciar mis pensamientos de otra manera. Hay una posibilidad de que la frase más repetida hacia mi persona ha sido: un cállate o un silencio imperativo. Cabe no haya duda de la opción de que sea muy inquieto como muchos otros.

Pero a veces es cierto y tienes que oírlo para aceptarlo. O mismamente, cerrar los ojos y darte la vuelta como una croqueta para seguir durmiendo. Estas no son horas de seguir despierto me han dicho siempre. Eso tambien es cierto.

04 febrero 2013

L'ATMELLA

 
UN DIA CUALQUIERA EN UN SUEÑO ANTES DE DESPERTAR, 
CAES DESESPERADAMENTE POR UN LABERINTO QUE SE ASEMEJA A LA ESCALERA DE LA CASA DE TU INFANCIA, 
ANTES DE ATERRIZAR DE CUALQUIER MANERA EN EL ZAGUÁN TE SOBRESALTA UNA LUZ VIOLETA, 
DESCUBRES QUE ESTÁ AMANECIENDO Y QUE EN LA COCINA ALGUIEN TRASTEA CON LAS TAZAS DEL DESAYUNO, 
TE VUELVES A ACOMODAR EN EL EMBOZO QUE FORMAN LAS SABANAS DE TU LECHO 
Y A LOS POCOS SEGUNDOS ELLAS ESTÁN ALLÍ CASI AL BORDE DEL PROMONTORIO DESDE DONDE OBSERVASTE EL ÚLTIMO EMBATE DEL MEDITERRÁNEO, 
QUE COMO UNA FIERA ANCESTRAL EMPUJABA AL VERANO FUERA DE SU REINO, SIENTES LOS RETAZOS DE ESPUMA TODAVÍA HÚMEDOS EN LAS MEJILLAS. 
SIN EMBARGO SABES QUE NO ES REAL PORQUE AHORA ELLAS ESTÁN ALLÍ....
Y ESO NO FORMA PARTE DE TUS RECUERDOS CONSCIENTES...